tu negocio necesita una pagina web

Siglo 21. Tu negocio NECESITA un sitio web.

No puedo expresar con demasiada sutileza que no debería estar diciendo esto, pero aún hay negocios que no tienen abierta la ventana de internet al mundo y están PERDIENDO. Clientes, alcance, ventas. Exacto, no debería estar explicando por qué, porque a estas alturas todo negocio que se precie de serio tiene un sitio web, y eso es probablemente la mitad de todo su marketing, medios de venta y atención al cliente. O todo!

Para ilustrar un poco la importancia de tener esta puerta abierta y usar internet como un medio más para lograr los objetivos de tu emprendimiento, te diré algo que mucha gente ya sabe: tu sitio web puede incluso SER tu emprendimiento. Mucha gente ha renunciado a tener oficinas o tiendas físicas, determinando al sitio web como la principal vía de comunicación, venta y publicidad de su negocio. Sï, tu página web puede darte dinero. Pero ese es apenas una de las tantas razones por las que necesitas tener una.

Así que, si los hechos aún no te han convencido, lee estas 10 razones por la cuales tu emprendimiento o negocio necesita un sitio web.

PORQUÉ TU NEGOCIO NECESITA UN SITIO WEB

1.- Si Google no te ve, no existes.

La cruda verdad.

Dicen por ahí que si quieres esconder un cadáver, debes hacerlo en la segunda página de Google. Si Google no te ve, simplemente no existes. ¿Cómo es esto? Bueno, el 56% de la población mundial tiene acceso a internet. Y, por día, se hacen más de 3500 millones de búsquedas en él. De todo el tráfico web que llega a las distintas páginas, Google es el responsable de un 94%. Un 70% de las empresas en el mundo tiene página web.

¿Acaso tu negocio está en el otro 30%?

Si lo está, estás perdiendo competitividad. Clientes, alcance, confianza, un medio valioso de servicio al cliente y la posibilidad de que te conozca todo el mundo. Literalmente. Así que, si no tiene un sitio web, pierdes más que la ampliación de tu mercado.

Pierdes ventaja ante tus competidores. También pierdes medios de comunicación con tu clientela. Pierdes oportunidades de colaboración con otras compañías. Hasta pierdes ventas!

Quizá creas que, si tienes una tienda física o una oficina donde atiendes a tus clientes, será suficiente con que aparezcas en Google Maps. Y no lo es. Cuando se busca un producto o servicio en Google Maps, más del 50% de la gente pretende saber más sobre ese negocio local. ¿Sabes cómo? Haciendo click en “Página web”. Si no la tienes, pierdes un cliente!

Entonces, abrirte al mundo no significa sólo expandir tu alcance. Hace un tiempo se pensaba que tener un sitio web te permitía GANAR mercado. Pero esto ya no es así. No se trata de ganar, sino de NO PERDER. Cada cliente que no ganas, lo gana otra empresa con mayor alcance. Y los clientes que ya tienes, también van a comenzar a escuchar de tus competidores, y tendrán a la mano toda la información que necesitan.

No puedes estar un paso atrás, cuando es tan fácil y poco costoso tener un sitio web, con los beneficios que traen.

2.- Posicionamiento de Marca.

Como dije más arriba, todo negocio que se precie de serio tiene una página web.

Un sitio web es la nueva tarjeta de presentación del siglo 21, pero un poco más extenso y explicativo, con opción a mostrar todos tus productos o servicios.

Además, cohesiona tu identidad de marca a través de la definición de la imagen, la estética y el tono de comunicación.

De la misma forma que la decoración de una tienda física predispone al cliente a vivir una experiencia con sentimientos determinados, un sitio web bien diseñado y con buena navegabilidad predispone a los usuarios a volver, a confiar en la marca, recomendarla y convertirse en un cliente habitual.

Esa primera impresión positiva que busca todo representante de una empresa, es ahora más fácil si tienes un sitio web cuya estética y usabilidad sean impecables.

No olvides que cualquier sitio básico tiene las secciones necesarias para explicar al cliente quién eres y qué haces, qué productos o servicios ofreces, cuáles son tus políticas y hasta mostrar uno a uno tus productos o servicios. Toda la información está ahí! 

Aunque no lo creas, es la forma más económica y rápida de dar a conocer tu marca, de manera completa y seria. La mitad de tu marketing está allí, por un costo casi inexistente!

3.- No existen fronteras ni horarios.

¿Te imaginas una tienda itinerante que vaya viajando por el mundo y abierta las 24 Hrs? Apuesto a que no, porque aunque pudieras invertir lo que se necesita para tener una tienda abierta 24 hrs en todo el mundo, aún necesitarías tener una frente a cada casa de cada habitante del mundo. Eso es internet.

Pero claro, la inversión que debes hacer no se compara en lo absoluto. Con unos dólares al año puedes cubrir un hosting y el dominio que represente tu marca. Y una vez que la tengas, cualquier y desde cualquier lado puede acceder a ella. No necesitas tener empleados, ni estar disponible 24 Hrs para contestar dudas o consultas, comentar sobre qué tratan sus productos o servicios, y ofrecerlos a potenciales clientes.

Si agregas tu ubicación exacta (en caso de que los productos o servicios se adquieran físicamente de forma directa en alguna dirección concreta), los clientes podrán encontrarte fácilmente. Pero si ofreces venta online y envíos, puedes ganar clientes en los países más inesperados. ¡Y esa es una oportunidad que no puedes perder!


4.- No necesitas tiendas ni oficinas

Si recién comienzas con tu emprendimiento, SEA LO QUE SEA, bastará un sitio web. Lo prometo.

Apuesto a que eres profesional y crees que necesitas oficinas, pero tampoco. Y si vendes productos físicos o digitales, no necesitas una tienda. Para un estudio de arquitectura, o si ofreces servicio de plomería o tejes prendas a mano, NO NECESITAS UNA TIENDA NI OFICINA. Tu negocio, sea lo que sea, necesita un sitio web.

Un sitio web puede configurarse de mil formas distintas, para que tenga las secciones que cubran los requerimientos de los usuarios. Si necesitas una tienda, puedes hacerla de forma virtual. Si necesitas una medio de consultas, como en una oficina, puedes hacerlo de forma virtual, incluso pactando entrevistas a través de videoconferencias con tus clientes. 

Todo es hecho a medida! No necesitas mayor inversión de inmuebles al comenzar! Sólo una computadora y una conexión a internet, ¡y listo!

5.- Automatizado de procesos

Si apenas estás comenzando con tu emprendimiento, probablemente esto no parezca una gran ventaja. Puedes producir a mano para cubrir la demanda actual, y disfrutas el empaquetado y la entrega de tus productos, o bien la prestación de tus servicios. Lo cierto es que automatizar procesos no está entre tus prioridades.

Pero a medida que la demanda crezca y tú comiences a quedarte sin tiempo ni vida, vas a querer automatizar procesos. Tener un sitio web te facilita mucho la elección de esos procesos y también la automatización. 

Muchas empresas tienen, por ejemplo, la atención al cliente exclusivamente por esta vía, recibiendo consultas, reclamos y dudas, que catalogan y registran de forma automática en una base de datos. Según el tipo de contacto de que se trate, se deriva al encargado de solucionarlo, quien recibe directamente el tipo de contacto que puede resolver, listo para hallar la solución.

También las ventas suelen automatizarse: con una plantilla puedes generar de forma automática el recibo, estimar la fecha de entrega, y tener los datos del cliente listos a tu disposición para despachar el producto.

Si ofreces servicios o infoproductos, puedes adelantar alguna cuestión vinculada por webinar gratuito, adquiriendo a tu público por medio de las redes sociales o tu página web. Luego, podrás ofrecer tu producto principal, pero internet ya hizo buena parte del trabajo por tí.

Hay varios procesos que puedes automatizar, de acuerdo al tipo de producto o servicio de que se trate. Tener tu propio sitio web es el puntapié para tener un sistema digital que facilite y te brinde los medios para que tu negocio trabaje prácticamente sólo y de forma eficiente.

6.- Mayores ingresos

Puedes imaginar que tu página web te otorgue ingresos extra? Incluso, mucha gente vive SOLAMENTE de sus páginas web. Si sabes cómo explotarla, tu sitio puede hacerte ganar miles de dólares al mes. Probablemente no sea la idea principal de tu negocio, pero nunca está mal. 

En primer lugar, tu sitio web no sólo será gratuito (porque cubrirá sus propios gastos), sino que además puede referirte ingresos extra que siempre son bienvenidos. En segundo lugar, aunque sólo tengas una tienda online, no sólo te ahorras la inversión de espacio físico, sino que estás ofreciendo tus productos o servicios a un prospecto mucho mayor al que pasaría caminando por tu tienda física. Mayor exposición, menor inversión, es igual a mayor ganancia.

Además, si te preguntas si se puede vivir de tener un sitio web, la respuesta es sí. Y no estoy hablando de los típicos “inversores” que compran nombres de dominio bien pensados que venderán en un año a mil veces más de lo que invirtieron en comprarlo. Puedes comparar esa rentabilidad con inversiones de mayor riesgo, como adquirir acciones de una empresa en las bolsas más estables del mundo (o no, si prefieres la especulación). Le gana por lejos.

Tampoco hablo de esos sitios que se arman con la expectativa de pagar 5 o 10 copywriters para estar en el primer lugar en google y adquirir millonada de tráfico web para ganar sólo con ads.

Estoy hablando de saber cómo elegir el tipo de monetización que puede aplicar a tu página, para ganar la mayor cantidad de dinero posible con el menor esfuerzo. Y, por supuesto, que sea compatible con lo que ofreces. 

Así que, si te dijera que además de todas las ventajas, tu página no sólo se pagará sola sino que te regalará dinero… ¿qué harías?

7.- Información sobre tus clientes

Tener un sitio web te permite abrir tu mente a todo un mundo que, de otra forma, no verías de primera mano. Hablamos del marketing (que lo veremos específicamente en el próximo punto). El marketing es el arte de venderle a la gente. Y digo arte, porque no es una ciencia y requiere de mucha creatividad. 

Y, francamente, tendrías que contratar a alguien para que tu emprendimiento cuente con ello. Lo sé, no es una prioridad y es hasta un lujo que un negocio tenga departamento de marketing. Hasta hoy. Porque internet nos permite hacerlo nosotras mismas, tomando de a poco cursos y conocimiento de la gran enciclopedia mundial.

Pero para poder entender y hacer marketing, necesitas conocer a tu público. Y te puedo asegurar que los datos que puede recolectar tu página web se comparan con lo que puedas recolectar tú misma al estar una hora hablando con cada uno de tus clientes. Datos demográficos (edad, lugar donde viven, género, etc), qué les interesa, qué leen y qué no. Su comportamiento dentro de tu sitio puede decir mucho sobre ellos.

Es información VALIOSA y, sobre todo, GRATUITA. Y como si ello fuera poco, no tienes que invertir tu tiempo hablando con cada cliente para conocerlo! SImplemente, mientras vendes online, y tu página se encarga de fidelizar a tus clientes, Google recopila todos estos datos y te los sirve en bandeja de plata.

Luego, por supuesto, hay que saber interpretarlos y usarlos.

8.- Marketing a tu alcance

Como mencioné arriba, sería un lujo para un negocio recién nacido tener a un encargado de marketing. Un licenciado en Estados Unidos gana alrededor de 12 mil dólares al mes. ¿Podrías pagarlo? O, mejor aún, ¿sería una prioridad para tí?

Pues vine a decirte que, salvando las enormes diferencias, puedes hacerlo tú misma. Aprendiendo lo básico de marketing digital (lo cual está disponible de forma gratuita y a un solo click), puedes atraer a miles de personas a tu página y, por tanto, a tu negocio. 

No voy a decir que es fácil y mucho menos rápido. Pero es posible. Y, a medida de que vayas conociendo más sobre el tema, tendrás una mentalidad de negocios muy distinta a la que te dan los negocios exclusivamente analógicos. No voy a decir una cosa por otra, pero lo mejor que puedes hacer es invertir unos pocos dólares en una página web, y luego invertir mucho tiempo en aprender a escurrirle todo lo que puedas. 

Entonces el marketing digital (y no sólo digital) será una fuente de ventas, fidelización, presencia de tu marca y hasta de crecimiento como mujer de negocios, que va a costar apenas unas horas de tu tiempo por día. Como contraprestación, tendrás resultados increíbles.

9.- Servicio al cliente

Si tuvieras que comprar dos productos iguales (o contratar dos servicios iguales), pero uno de ellos ofrece servicio al cliente las 24 hrs, y el otro no, ¿cuál escogerías?

Muchas veces la calidad y extensión del servicio al cliente es el factor determinante en la elección de un producto o servicio. Internet te permite recibir cualquier tipo de comunicación en cualquier momento, sin importar si para tí son las 5 am y para tu cliente las 5 pm. 

Claro, que esto debería corresponderse con que cada uno reciba la respuesta o resolución que espera para dejarlos satisfechos. La calidad del servicio al cliente debe ser una prioridad para cualquier negocio, pero cuando eso es acompañado por una amplia atención, es siempre mejor.

Y además, puedes automatizarlo para que cada tipo de consulta recibida sea despachada en el menor tiempo posible.  No sólo podrán tener atención telefónica o personal, como ocurría antes. Pueden llegar a tí por correo electrónico, por tu página, por las redes sociales.

Los medios de llegada se amplían y eso fideliza en gran de a tus clientes. No pierdas la oportunidad de tener mayor presencia al alcance de tu público, que con un sólo click tiene acceso a tu negocio.

10.- Puedes manejarlo tú misma

Si bien tu negocio principal puede no ser lo digital, es fácil y rápido aprender a manejar un sitio web. Incluso, diseñarlo puede resultar en un aprendizaje disfrutable.

Recuerdo que cuando creé mi primer sitio web, lo hice como prueba y amé el resultado. Pero no sabía nada entonces de HTML ni CSS, ni mucho menos sobre bases de datos y backend. Quizá tú misma te estés preguntando qué es todo eso, como lo hacía yo. Pero cuando compré finalmente mi primer sitio autogestionado, me interesé muchísimo en el diseño y también en la programación. A medida que tomaba cursos iba entendiendo la lógica detrás de todo ello.

Quiero dejar en claro algo, antes de seguir. ODIO LAS MATEMÁTICAS. No les encuentro sentido y son demasiado rígidas para mí. Pero de alguna forma me llevo genial con los lenguajes de programación que he visto hasta ahora, de la misma forma que siempre me he llevado genial con la economía y las finanzas. ¿Por qué te digo esto? Para que sepas que no debes tener ningún tipo de conocimiento previo ni ser un genio de nada para aprender a hacer y manejar tu sitio web.

Por supuesto, quizá no tengas el tiempo ni la energía para invertir en ello, y siempre es una posibilidad contratar a alguien que lo haga por tí. Pero es bueno que, ante cualquier eventualidad, sepas manejar lo básico. 

Si deseas hacerlo por tu cuenta, sólo tienes que pagar el primer año de hosting (el lugar donde se almacenan los datos de tu sitio web para que sean repetidos en servidores de todo el mundo), y dominio (el nombre de tu página). Para que puedas hacerlo a menor costo, te ofrezco mi enlace con descuento para un Hosting que ha sido mi salvador: tiene cobertura mundial, buena reputación, es rápido y tiene servicio al cliente las 24 hrs, y lo mejor de todo: no se meten con tu bolsillo. Pagas en moneda nacional, y no te piden registrar tarjetas de crédito si no quieres. De modo que nadie va a comprar ningún otro servicio adicional por tí, ni renovar tu plan sin consultarte (como me ha ocurrido a mí con otra empresa). No lo dudes, puedes ver los distintos planes haciendo click aquí.

Y si no quieres arriesgarte y prefieres tenerlo listo en un par de días, puedes ver nuestra sección de Servicios, y hablar conmigo sobre las opciones disponibles que te puedan llegar a servir. 

SÍGUENOS

Curso

Tienes una gran idea, pero ni idea de cómo emprender? Te muestro los 5 pasos indispensables que debe tomar todo emprendedor para lanzar un negocio exitoso.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *