Haz oído de esas personas que todo lo que tocan lo convierten en oro? Yo también! Siempre me pregunté cómo hacían para lograr TODO lo que se proponían, sin importar qué sea.

Y sí, lo descubrí.

Se trata de entrenar tu mente. De allí surge todo, el cuerpo y las ideas siguen a la mente. Y una vez comienzas a entrenarla, te muestra resultados asombrosos. Es ahí cuando comienzas a tener resultados con otros proyectos. Ahí te conviertes en una GoldGirl, una de esas mujeres que tienen el mundo a sus pies, y todo lo que tocan lo convierten en oro.

Así que si eres una mujer que va por todo, que prefiere hacerlo con miedo a no hacerlo, y que jamás se conforma con una vida “normal”, entonces eres una GoldGirl!




Sobre mí

Hey GOLDGIRL!

Soy Yae, periodista, abogada, emprendedora serial y neurótica de la escritura. Desde chica he tenido numerosos proyectos de todo tipo, y junto con mi curiosidad y mi afición a la lectura (y al estudio), he aprendido una cosa o dos sobre emprendimiento. Este sitio es para ayudarte a descubrir la mejor forma de llevar a cabo tu idea, y convertirla en un negocio exitoso.



Una goldgirl es una mujer ambiciosa y con proyectos, determinada a hacer sus sueños realidad. No es una chica promedio, ni siquiera una chica “cosmo”. A riesgo de sonar cursi, es una SUPER-CHICA.

Las mujeres tenemos un don especial para llevar a cabo proyectos complejos: parece que nacimos listas para eso. Ya sabes, el estudio, el trabajo, los niños, la comida, la limpieza de la casa…

Pero el diamante no nace pulido, y toda GoldGirl sabe que el camino no es fácil si se trata de sacar a relucir el oro que llevamos dentro.

Este proyecto fue pensado para ayudarte a llevar a cabo tus sueños, negocio o emprendimiento, brindándote las herramientas más útiles, y la información necesaria para que logres el éxito. Sobre todo, contándote cómo lograr el cambio de mentalidad que te llevará al éxito en tus proyectos. No te enseñaremos a hacer un blog, ni te contaremos sobre negocios mágicos por internet que te harán rica de la noche a la mañana. Eso no existe.